Una estrategia de posicionamiento web requiere de mucha paciencia y dedicación. No puedes esperar grandes resultados si no estás dispuesto a invertir el tiempo que se necesita. Para no perder el ritmo es fundamental que te organices, así que desarrolla un plan de objetivos mensuales con las diferentes tácticas SEO que vas a implementar para tener un mayor control de tus acciones y así poder evaluarlas.

Trabajando el SEO nadie te puede garantizar que vas a aparecer en la primera página de los resultados de búsqueda orgánicos o en una posición determinada en un tiempo determinado. Quien diga eso, o está tratando de engañarte, o está usando técnicas poco éticas o fraudulentas, que en muchos casos pueden llevar a penalizaciones graves. Debe haber un trabajo por detrás, eso está claro, y lo normal es que ese trabajo consiga algunos resultados en un plazo razonable de tiempo (semanas) y poco a poco vaya avanzando.
También me gusta mucho testear distintos títulos cuando están los post en primera página y ver si cambia el ctr y cómo afecta al tráfico y posiciones, y también creo que es importante que los primeros enlaces de una página sean con los anchor de las búsquedas que Google nos muestra con su herramienta para esa página en concreto, porque si Google ya nos está rankeando por esa keyword será más fácil subir posiciones que si todavía no hay tráfico por esa palabra en concreto.
Cuando publicas una página o una entrada con contenido, a pesar que estés apuntando a una palabra clave en concreto, empezarás a posicionar también por otras distintas. Por tanto, si encontramos esas keywords por las que los usuarios nos están encontrando y actualizamos los contenidos potenciando esas palabras, podremos aumentar el tráfico SEO a nuestro sitio web de una manera importante.
Truco: se debe realizar una actualización periódica de los post. Aquellos que tienen un posicionamiento deficiente o que les falta ‘algo’ para aparecer, al menos, en primera página deben ser los primeros a retocar. Para pegarles un empujón se revisa la densidad de keywords, se insertan vídeos y enlaces internos, se incluyen long tail, optimización de fotografías y se completa con la información más fresca. Estas actuaciones y otras que mejoren la calidad del artículo harán que, en un tiempo, ese post mejore su puesto en el ranking del buscador y, por tanto, obtendrá un mayor flujo de tráfico web derivado de la visibilidad ganada.
En el SEO, por norma general no hay un gran baile de posiciones en los rankings, ya que son cientos de factores los que se consideran y es difícil que una única señal produzca cambios imporantes. Los cambios grandes suelen venir cuando los algoritmos de los buscadores implementan modificaciones que afectan a la ponderación de algunas señales. Esto suele ocurrir algunas veces cada año. Por ello, si una web está muy bien posicionada, es difícil superarla en un corto espacio de tiempo.
En esta entrada vamos a partir de unas definiciones básicas, para aquellos que todavía no tengáis claro qué es posicionamiento, qué es un buscador, qué es el SEO o cuál es la diferencia entre SEO y SEM. También queremos aclarar, por medio de estadísticas, por qué cualquier negocio online necesitará trabajar su posicionamiento en buscadores, así como entender el funcionamiento de Google, el buscador que acapara (casi) todo el mercado. Una vez hayamos entendido estos puntos, saca papel y boli para trabajar el posicionamiento. Let’s go!
Se identifican aspectos como: sus intereses, las necesidades que tienen, en qué canales se encuentran, los contenidos que consumen o las inquietudes que experimentan. El análisis de estas cuestiones, unido a otros criterios de segmentación como: los datos sociodemográficos, el comportamiento en el ámbito online, el hábito de compra o los objetivos personales, conformarán el perfil de lo que se puede llamar el «cliente estándar o ideal» de la empresa. No tiene por que existir solo un perfil, ya que las motivaciones o intereses de los clientes reales de una compañía pueden ser diferentes a pesar de que tengan el mismo fin: la compra del producto o servicio.
Tener un flujo considerable de tráfico web no es un buen dato si estas visitas no son de calidad. Las técnicas para conseguir tráfico web cualificado son bastante variadas y no todas tienen la misma eficacia en las distintas páginas web. Para aumentar las visitas al blog o a la web se debe ir probando hasta encontrar aquel modo que resulte más efectivo para el proyecto que se tiene entre manos, o para cumplir los objetivos establecidos.
Un motor de búsqueda recorre la web rastreando con lo que se llaman bots. Estos recorren todas las páginas a través de los enlaces. De ahí la importancia de una buena estructura de enlaces. Al igual que haría cualquier usuario al navegar por el contenido de la Web, pasan de un enlace a otro y recopilan datos sobre esas páginas web que proporcionan a sus servidores.
Y en esa evaluación, lo que puedas brindarle al usuario en tanto contenido y experiencia será clave. Pero también influyen tus relaciones públicas. Si tienes una buena relación con otros blogueros, si conformas un networking, si te conviertes tú también en recomendador, esos terceros que tienen que ayudarte con tu SEO fuera de página te verán con mejores ojos.

El comportamiento de la sociedad, en relación a las compras efectuadas, ha cambiado debido a la transformación digital. En la actualidad, cuando un usuario (posible cliente) tiene una necesidad, busca la solución a la misma en su buscador. Si te sabes posicionar frente a tu competencia, será la vía de entrada a tu web y, quién sabe, a una posible conversión. Depende de ti si quieres lanzar la caña y esperar, o utilizar el posicionamiento en buscadores como “cebo”.
Por su parte, la estrategia SEM tiene un claro y obvio propósito comercial. Es por eso que la mayoría de las veces esos contenidos no satisfacen las necesidades de los usuarios que realizan las consultas de búsqueda. Si se trabaja el SEM, es muy aconsejable contar con páginas de aterrizaje específicas y muy enfocadas en darle al usuario lo que busca y en llevarlo hacia la conversión, usando textos y reclamos que inciten a la acción, y facilitando que el usuario alcance el objetivo que nos hemos planteado con la campaña (registro, solicitud, llamada, presupuesto, descarga, venta…).
El posicionamiento natural, dada su complejidad y la alta competencia constante y creciente que tiene (entre otras cosas porque se pueden llevar a cabo acciones de SEO sin necesidad a priori de una inversión), es cierto que puede generar un aumento significativo de tu tráfico web en un tiempo cercano a 3 meses, pero si definimos como “objetivo” a estar en las primeras páginas y lo más cerca posible de la primera posición en la primera página, entonces es necesario un tiempo mayor para poder acercarte a esas posiciones, aunque como podrás imaginar, esos resultados dependen directamente de los factores que hemos visto en el punto anterior: sector, objetivos, y palabras clave.
Emails: No es recomendable realizar el envío masivo de correos electrónicos no solicitados, los programas anti Spam se han encargado de restar el atractivo que esta forma de publicidad disfrutó en su día. Sin embargo el correo electrónico continua siendo muy efectivo, si se realiza de la forma adecuada. Yo recomiendo utilizar alguna aplicación que facilite la suscripción voluntaria de los visitantes a nuestro sitio web, al envío periódico de newsletter, o mejor aún, de RSS Feed to Email, que remitirá de forma periódica, las actualizaciones que se produzcan en nuestro sitio web. Es importante que permitan, de manera sencilla, darse de baja de la suscripción. También es muy útil, introducir un vínculo a nuestra página, en la firma de todos nuestros correos electrónicos.
Al principio los motores de búsqueda se basaban en el número de veces que se repetía una palabra. Al hacer una búsqueda rastreaban en su índice esos términos para encontrar qué páginas los tenían en sus textos, posicionando mejor la que más veces lo tenía repetido. Actualmente, son más sofisticados y basan sus índices en cientos de aspectos diferentes. La fecha de publicación, si contienen imágenes, vídeos o animaciones, microformatos, etc. son algunos de esos aspectos. Ahora dan más prioridad a la calidad del contenido.

Los perfiles deben mantenerse activos con publicaciones periódicas. Es importante hacer publicaciones de artículos del blog a donde se quieran dirigir las visitas web, pero en su justa medida. Para que estas cuentas tengan relevancia, es conveniente alternar las publicaciones propias con otras de terceros que tengan interés para los seguidores o que estén relacionadas con el sector. Cuando alguien publica contenidos de sí mismo acaba cansando y al final no se conseguirá aumentar el tráfico web, ni el número de seguidores, ni el engagement con ellos.
×