Sabiendo esto podrás elegir mejor los post que quieres difundir en redes sociales, saber qué contenido funciona mejor en cada una de ellas o incluso orientarte de cara a hacer nuevos artículos. En el curso presencial de Google Analytics, al igual que en su versión online, que impartimos en Aula CM, te enseñamos todas estás y muchas más técnicas para que aproveches al máximo esta poderosa herramienta.
Un saludo. Observé en casi al final del post que hablas de Mailchimp, mi comentario va orientado a este tipo de herramientas, me parece que son de las que más ayudan a obtener visitas, nada mas informar a los usuarios de Mailchimp que todo depende de la campañas que se crean, es necesario conocer un poquito de marketing para saber llamar la atención, una desventaja es que solo permite lista de 2000 suscriptores de forma gratuita.

Y una vez que nuestra campaña SEM funciona, no debemos verla como una estrategia que sustituye al SEO, sino como una estrategia adicional y complementaria. Mientras nuestra campaña sea rentable, podemos usar este tipo de publicidad para generar conversiones, visitas o ventas de forma recurrente y continua. En nuestro caso, todavía mantenemos campañas que empezaron en 2006 y 2007. De hecho, para muchos negocios la estrategia SEM es la que atrae la mayor parte de las conversiones y resulta imprescindible. Sin embargo, también hay negocios en los que la estrategia SEM es difícil de rentabilizar y está limitada, siendo el SEO la que prevalece.
Tener un flujo considerable de tráfico web no es un buen dato si estas visitas no son de calidad. Las técnicas para conseguir tráfico web cualificado son bastante variadas y no todas tienen la misma eficacia en las distintas páginas web. Para aumentar las visitas al blog o a la web se debe ir probando hasta encontrar aquel modo que resulte más efectivo para el proyecto que se tiene entre manos, o para cumplir los objetivos establecidos.
Cuando publicas una nueva página Web tienes la esperanza de que a los pocos días te llegará el éxito por el hecho de que tu empresa ya está en Internet. Pero pasan los días, las semanas, incluso los meses, y esa ilusión inicial se va desvaneciendo poco a poco hasta llegar al punto de que la realidad nos hace ver claramente de que eso no va a pasar, por lo menos no como esperabas.
×