Llevar a cabo una buena estrategia de marketing de contenidos es vital para el rendimiento de una página web. Además de ayudar en materia de posicionamiento orgánico, tal y como hemos visto antes, la redacción de contenidos satisface necesidades de los usuarios y les proporciona soluciones a posibles situaciones. De este modo, se consigue transmitir una imagen muy positiva, al compartir los conocimientos y ofrecerlos de un modo altruista y desinteresado.

En esta entrada vamos a partir de unas definiciones básicas, para aquellos que todavía no tengáis claro qué es posicionamiento, qué es un buscador, qué es el SEO o cuál es la diferencia entre SEO y SEM. También queremos aclarar, por medio de estadísticas, por qué cualquier negocio online necesitará trabajar su posicionamiento en buscadores, así como entender el funcionamiento de Google, el buscador que acapara (casi) todo el mercado. Una vez hayamos entendido estos puntos, saca papel y boli para trabajar el posicionamiento. Let’s go!


Este cambio es consistente con lo que Google quiere de los administradores de sitios web: menos linkbuilding y más calidad, y toma en cuenta el factor de interacción de las personas con el contenido propio de cada página. Dentro de estos factores destacan: el tiempo de permanencia en el sitio web, el porcentaje de rebote, los comentarios que se realizan en la página, y las veces que se comparten en las redes sociales. Cabe mencionar las herramientas proporcionadas por Google y Bing, etc. como Herramientas de Webmaster de Google y Google Analytics (gratuita y de pago).
×