Se consideraron factores externos a la página (PageRank y análisis de vínculos) a la par que factores internos (frecuencia de palabra clave, etiquetas meta, cabeceras, vínculos y estructura del sitio web, velocidad de carga de la página), para permitir a Google evitar el tipo de manipulación vista en motores de búsqueda que solo consideraban factores internos de la página para las clasificaciones.

Por defecto todos pensamos en Google y es que este buscador es el más avanzado a día de hoy en lo que al algoritmo de indexación se refiere. Este buscador es capaz de determinar en función del diseño, usabilidad, etiquetas, textos en la web, enlaces internos y externos, enlaces entrantes, .... cual será nuestra posición dentro de su directorio para según que palabras claves.

Una estrategia de posicionamiento web requiere de mucha paciencia y dedicación. No puedes esperar grandes resultados si no estás dispuesto a invertir el tiempo que se necesita. Para no perder el ritmo es fundamental que te organices, así que desarrolla un plan de objetivos mensuales con las diferentes tácticas SEO que vas a implementar para tener un mayor control de tus acciones y así poder evaluarlas.


En 2005, Google comenzó a personalizar los resultados de búsqueda para cada usuario, dependiendo de su historial en búsquedas previas, Google ofrecía resultados personalizados para usuarios registrados. En 2008, Bruce Clay dijo “el posicionamiento está muerto” debido a la búsqueda personalizada. Opinaba que resultaría irrelevante discutir como un sitio web se posiciona, puesto que su posición variaría en función de cada usuario, de cada búsqueda.
Se podría decir que este tipo de páginas, abrieron la puerta de forma masiva tanto a usuarios particulares como negocios. Esto se tradujo en un nuevo entorno para cientos de miles de marcas en el que poder operar y evolucionar y en el que cada vez existe una competencia más intensa (y es que ya llevamos más de 20 años disfrutando de sus grandes ventajas).

En esta entrada vamos a partir de unas definiciones básicas, para aquellos que todavía no tengáis claro qué es posicionamiento, qué es un buscador, qué es el SEO o cuál es la diferencia entre SEO y SEM. También queremos aclarar, por medio de estadísticas, por qué cualquier negocio online necesitará trabajar su posicionamiento en buscadores, así como entender el funcionamiento de Google, el buscador que acapara (casi) todo el mercado. Una vez hayamos entendido estos puntos, saca papel y boli para trabajar el posicionamiento. Let’s go!


El hecho de contar con suscriptores a la newsletter ya está indicando que los emails que configuran esa base de datos tienen un interés previo en las actividades de la empresa. Por lo tanto, una campaña de emailing efectiva pasa por contar con una buena base de suscriptores. Ésta se conseguirá con la calidad de los contenidos, estableciendo una periodicidad de envío que no agobie a los suscriptores, incluyendo asuntos impactantes, con llamadas a la acción tanto en web como en el blog, o con privilegios para los interesados como guías descargables, ebooks o plantillas.


El SEA (Search Engine Advertising), PPC o pago por click, o pago por publicidad, también conocido como enlaces patrocinados en los buscadores o posicionamiento de Pago, es el pago por publicidad de forma directa a los motores de búsqueda para aparecer en los primeros puestos de las SERP’s. En España, aún hay mucha gente que confunde el SEM con el pago por clic igualando este término al de SEO, cuando pertenecen a niveles diferentes. Es decir, el posicionamiento SEM (Search Engine Marketing) engloba tando al SEO como al pago por publicidad.


Crear contenidos de calidad. Es común el dicho de: "el contenido es rey". Desde 2015, Google asigna cada vez más importancia a la llamada "experiencia web del usuario", siendo capaz de medirla en términos estadísticos siempre y cuando dicha web en concreto haya sido indexada por este buscador. La experiencia del usuario tiene relación, sobre todo, con la adaptabilidad a dispositivos móviles, el contenido, mencionado antes, la usabilidad y la velocidad del tiempo de carga, entre otros factores. Igualmente, la estructura de enlaces internos es clave para la usabilidad y la experiencia de usuario (UX, User eXperience).
A todos nos gusta que nos incluyan en listados de mejores blogs, mejores perfiles de Twitter, mejores emprendedores, etc. Todo aquello que empiece por ‘mejores X’ nos encanta, ¿verdad? Incluso por muchas veces que nos mencionen o incluyan en este tipo de listados nos sigue gustando, ¿y qué hacemos cuando esto ocurre? Exacto, lo compartimos en nuestros perfiles sociales, no solo por el puro ego, si no porque estamos contentos porque incluyen un enlace a nuestra web desde otro blog, toma, ¡un backlink! 
×