Una vez que un bot ha rastreado una web y ha recopilado la información necesaria, estas páginas se incluyen en un índice. Ahí se ordenan según su contenido, su autoridad y su relevancia. De este modo, cuando hagamos un consulta al motor de búsqueda le resultará mucho más fácil mostrarnos los resultados que están más relacionados con nuestra consulta.
Este cambio es consistente con lo que Google quiere de los administradores de sitios web: menos linkbuilding y más calidad, y toma en cuenta el factor de interacción de las personas con el contenido propio de cada página. Dentro de estos factores destacan: el tiempo de permanencia en el sitio web, el porcentaje de rebote, los comentarios que se realizan en la página, y las veces que se comparten en las redes sociales. Cabe mencionar las herramientas proporcionadas por Google y Bing, etc. como Herramientas de Webmaster de Google y Google Analytics (gratuita y de pago).
×