Del mismo modo, no puedes olvidar enlazar tu sitio con Google Analytics, la herramienta gratuita de analítica web de Google. Es imprescindible contar con esta herramienta para analizar todo tu tráfico online y determinar tus métricas de marketing; algunas que te ayudarán a evaluar tu posicionamiento son el número de sesiones, el tráfico por canal, los usuarios nuevos y recurrentes o el total de conversiones, entre otras.
La principal característica de estas estrategias off page es que no dependen de ti únicamente. Si bien haciendo un buen trabajo obtendrás tus logros, lo cierto es que para ello deberá intervenir también la voluntad y la acción de un tercero. Por lo tanto los resultados de estas acciones nunca estarán 100% bajo tu control y, por ello, requieren de otras habilidades.

Youtube es el segundo buscador más utilizado en todo el mundo, tiene más búsquedas que Bing, Yahoo, Aol y Ask juntos, superando mensualmente tres mil millones de búsqueda con lo que deberías de prestar atención a este canal, los videos más consultados son los videotutoriales. Intenta enseñar algo a través de un video y verás como aumentan tus visitas.


Los perfiles deben mantenerse activos con publicaciones periódicas. Es importante hacer publicaciones de artículos del blog a donde se quieran dirigir las visitas web, pero en su justa medida. Para que estas cuentas tengan relevancia, es conveniente alternar las publicaciones propias con otras de terceros que tengan interés para los seguidores o que estén relacionadas con el sector. Cuando alguien publica contenidos de sí mismo acaba cansando y al final no se conseguirá aumentar el tráfico web, ni el número de seguidores, ni el engagement con ellos.
Cuando publicas una nueva página Web tienes la esperanza de que a los pocos días te llegará el éxito por el hecho de que tu empresa ya está en Internet. Pero pasan los días, las semanas, incluso los meses, y esa ilusión inicial se va desvaneciendo poco a poco hasta llegar al punto de que la realidad nos hace ver claramente de que eso no va a pasar, por lo menos no como esperabas.
×